Flower

BLOG

¿Por qué no yo también? No es necesario que todos los nuevos fármacos sean innovaciones

Imagine permitir que las fuerzas del mercado operen libremente en la prestación sanitaria, y ¿qué imagen viene a la mente? Para muchas personas, la inequidad es la principal preocupación. Puede imaginar un sistema de dos velocidades en el que los pacientes adinerados reciben un tratamiento rápido y cómodo en hospitales privados relucientes equipados con la última tecnología, mientras que los pacientes pobres, si tienen acceso a algún tipo de atención médica, tienen que esperar meses para ser atendidos finalmente por un sector público o caritativo sobre-estresado, sobre-estirado, y con recursos inadecuados.

La prestación sanitaria en varios países desafortunadamente está muy cerca de este estereotipo. Sin embargo, la mayoría de los países de Europa occidental tienen sistemas universales de atención médica para brindar servicios efectivos e integrales para la mayoría, si no todos, los ciudadanos. Los votantes en muchos países están, con razón, orgullosos de sus servicios de salud universales y desean protegerlos de la privatización, los copagos y otros ejemplos de la creciente influencia del mercado.

Sin embargo, las fuerzas del mercado existen e incluso florecen dentro los sistemas de salud públicos, a menudo fuera de la vista del público. Un ejemplo es la industria farmacéutica. El gasto farmacéutico representa casi el 20% del gasto sanitario total en España (OCDE, 2017), que es solo un poco por encima del promedio, y casi todas las compañías farmacéuticas son empresas privadas. Conscientemente o no, el servicio de salud crea las condiciones e incentivos para que la industria privada investigue, desarrolle y venda ciertos tipos de nuevos productos, y no otros. El efecto que estos incentivos tienen en la industria no es siempre lo que se esperaba, es decir, opera la “ley de las consecuencias no deseadas”.

Tradicionalmente, la política farmacéutica en España (como en otros países europeos) ha sido negociar con las empresas pero mantener el mercado lo más lejos posible. Los precios de los nuevos productos farmacéuticos están estrictamente regulados, y la mayoría de los productos nuevos obtienen protección por patente (y, por lo tanto, exclusividad del mercado) por un período de tiempo determinado. La sabiduría convencional es que estas políticas hacen que la competencia sea irrelevante. En esta situación, solo cuando la patente caduca, los sustitutos “genéricos” pueden ingresar al mercado y competir en precio.

Los me-too (yo-también) son sustitutos cercanos que entran en el mercado, mientras que el primer innovador todavía tiene exclusividad de la patente. Esto es perfectamente legal, porque la patente generalmente se define de manera muy precisa, y el producto yo-también será diferente del primer innovador de alguna manera. Los medicamentos yo-también son un ejemplo de lo que los economistas llaman “diferenciación competitiva”. En principio, el paciente se beneficia de más opciones terapéuticas (1), y la competencia debería mantener los precios bajos. Incluso cuando los precios están regulados, el precio oficial es el máximo que el fabricante puede cobrar, y los fabricantes suelen negociar descuentos con los compradores locales, a menudo de manera confidencial. En teoría, cuanta más competencia haya, mayor será la rebaja o el descuento.

Sin embargo, muchos comentaristas (2,3) han señalado ejemplos en los que los medicamentos yo-también no han proporcionado una mejor salud a los pacientes ni precios más bajos para los compradores. El primer argumento cuestiona si la mejora ofrecida por un producto yo-también es una innovación “genuina”. Si la innovación es solo “marginal”, el argumento continúa, entonces el desarrollo de tales productos es un ejemplo de competencia de mercado “derrochadora” (3). El capital de I + D debería haberse invertido mejor en una innovación más significativa. El segundo argumento señala que, en muchos casos, el nuevo producto ingresa al mercado a un precio igual o incluso mayor que el del primer innovador, y no se observa una reducción de precio. En cambio, los dos competidores comparten el mercado. Además, hay casos frecuentes en los que el primer innovador juega un juego estratégico al desarrollar su propio producto yo-también, ya sea para proporcionar una apariencia de innovación y así mantener los precios altos (un proceso conocido como “evergreening“), o para socavar los incentivos para que otro fabricante rival desarrolle y venda su propio producto nuevo.

Todos estos juegos estratégicos son comportamientos rentables para las empresas farmacéuticas, precisamente porque los reguladores de la industria y las autoridades sanitarias parecen compartir un supuesto falso: que el principal objetivo de la industria farmacéutica es producir innovación. De hecho, muchos sistemas de salud (incluida España) se refieren específicamente al “grado de innovación” (además y por encima del valor terapéutico) como uno de los criterios para financiar un nuevo producto(4). Esto significa que las autoridades de salud señalan que están dispuestas a pagar por la innovación, aunque sea marginal, y rechazan los nuevos productos que no ofrecen innovación, sino que simplemente se agregan “uno más” a la lista de opciones terapéuticas existentes. De hecho, algunos reguladores y comentaristas van más allá y argumentan que los productos de yo-también no son simplemente un desperdicio de dólares de investigación, sino que, al reducir la rentabilidad del primer innovador, perjudican activamente los incentivos para que otras empresas inviertan en las costosas investigaciones necesarias para lograr el desarrollo futuro.

Sin embargo, la idea de que los dólares de investigación que se gastan en el desarrollo de medicamentos yo-también se desperdician desde la perspectiva de la sociedad es malinterpretar cómo funciona la industria farmacéutica(5). Los presupuestos de investigación para las empresas privadas no son cifras fijas en el mismo sentido de que los presupuestos de los servicios de salud son fijos porque son establecidos anualmente por el gobierno. Una empresa privada busca el capital financiero según sea necesario de fuentes diversas: los mercados de bonos, los mercados de acciones, las ganancias reinvertidas, etc., para diversos usos (investigación, desarrollo, mercadeo, fabricación, etc.) y se supone que los inversionistas privados y las empresas privadas pueden gestionar el riesgo financiero, que incluye anticipar la posible entrada al mercado de un competidor. El rol de la autoridad de salud no debe consistir en ayudar a proteger la exclusividad del primer innovador, sino en fomentar la competencia justa en la medida de lo posible, y buscar activamente y castigar los casos de empresas que abusen de su poder de mercado. Las autoridades sanitarias deben establecer criterios generales, claros y significativos para financiar los productos sanitarios y dejar la micro-gestión de la industria a las empresas y al mercado.

Bibliografía

  1. Garattini, J. Are me-too drugs justified? Nephrol. 1997 Nov-Dec;10(6):283-94.
  2. Hollis, A. Me-too drugs: is there a problem? Comm. Intellect. Prop. Rights, Innov. Public Heal. 1–8 (2004).
  3. LaMattina, J. Impact Of ‘Me-Too’ Drugs On Health Care Costs. Forbes 18–19 (2015). Available at: https://www.forbes.com/sites/johnlamattina/2015/01/19/impact-of-me-too-drugs-on-health-care-costs/#4594572d1c36. (Accessed: 18th June 2019)
  4. Epstein, D. & Espín, J. Evaluation of new medicines in Spain and comparison with other European countries. Gac. Sanit. (2019). doi:10.1016/j.gaceta.2019.02.009
  5. Moreno, S. G. & Epstein, D. The price of innovation – the role of drug pricing in financing pharmaceutical innovation. A conceptual framework. J. Mark. Access Heal. Policy 7, 1583536 (2019).

David Epstein

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *