Flower

BLOG

Aprendiendo a publicar con Gaceta Sanitaria

Seis años han pasado desde que entré a formar parte del equipo editorial de Gaceta Sanitaria dirigido por Carme Borrell y Felicitas Domínguez. Parece mucho y poco tiempo, según como se mire, pero lo que es indiscutible es lo mucho que se aprende como editora, lectora, revisora y autora de Gaceta Sanitaria. En mi último post como editora asociada, voy a compartir este aprendizaje revisando seis artículos que muestran la faceta más pedagógica de Gaceta Sanitaria o, mejor dicho, de algunas de las personas que han colaborado con la revista. Por supuesto, los artículos que paso a comentar son solo seis perlas en un mar repleto de ellas, porque con cada publicación Gaceta Sanitaria tenemos la oportunidad de aprender sobre cómo redactar un buen manuscrito.

Comienzo esta revisión con el artículo de Tim Albert sobre “Como escribir artículos fácilmente” publicado originalmente en New Zealand Journal of Medical Laboratory Science (N Z J Med Lab Sci 2002; 56(1): 6-8) y reproducido en Gaceta Sanitaria en 2002 (Gac Sanit 2002;16(4):354-7). A pesar de haber sido publicado hace 14 años, puede considerarse todavía una lectura de obligado cumplimiento para los que se inician en la escritura científica. Desvela con cierto tono irónico la verdadera simplicidad del proceso de elaboración de un manuscrito, si realmente se cuenta con buenos y relevantes resultados, pero sobre todo, si se conoce el proceso de publicación científica. En este artículo, se da a conocer este proceso paso a paso, además de describir los elementos claves que deben comprender cada una de las secciones de un manuscrito.

Más allá de la estructura IMRAD de las publicaciones, hay escritos que también son importantes a la hora de presentar un manuscrito. En 2004, Ana María García, entonces editora asociada de Gaceta Sanitaria, llamó la atención sobre la importancia de elaborar una buena carta de presentación o envío en una nota editorial titulada “Queridos autores: todas los manuscritos enviados a Gaceta Sanitaria deben ir acompañados de una buena carta de presentación” (Gac Sanit 2004;18(6):423-4). Tal y como se comenta en esta misma nota editorial, con frecuencia desaprovechamos esta excelente oportunidad para captar la atención de la dirección de la revista desde el inicio. Además, se trata de un documento en el que podemos (y debemos) reunir una información que solemos facilitar por separado, como los conflictos de interés, las declaraciones de autoría y los datos de la persona firmante responsable de la correspondencia. La ocasión de resumir en unas pocas líneas la novedad y relevancia de nuestro estudio (más allá de lo descrito en el apartado de “Qué aporta nuestro estudio”), casi podría decirse que únicamente se produce en dicha carta de presentación.

La ética en la publicación científica también es un tema relevante que debe quedar explícito en el texto de nuestros manuscritos y presente en las fases previas a la elaboración de los mismos. El hasta ahora equipo editorial de Gaceta Sanitaria comenzó prácticamente su actividad con la elaboración de las denominadas Normas Éticas de Gaceta Sanitaria que se sintetizan en una nota editorial publicada en 2012 (Gac Sanit. 2012;26(2):103–104). Tanto en la nota como en las propias normas, podemos documentarnos sobre cómo evitar malas prácticas como la “autoría fantasma” o “de autor invitado”, plagio y/o autoplagio o falta de transparencia en la declaración (u omisión) de conflictos de interés. Reúnen además las funciones de la denominada “Defensora de Gaceta Sanitaria”, una figura creada en paralelo a las normas éticas encargada de atender, investigar y dar respuesta a reclamaciones y quejas que no se hayan podido resolver con los cauces habituales de la revista. En relación con esta figura, destaco como cuarta perla la nota editorial titulada “En Defensa de Gaceta Sanitaria” publicada en 2012 (Gac Sanit. 2012;26(2):105–106).

Hoy en día es de común acuerdo la necesidad de ser flexibles con los métodos que utilizamos para investigar en Salud Pública, siendo casi equiparable la presencia de estudios cualitativos y cuantitativos en las revistas de nuestro ámbito. En Gaceta Sanitaria, la presencia de estudios cualitativos ha aumentado con los años, en parte, por el empuje que distintos equipos editoriales han dado. En 2013, publicamos una nota editorial para anunciar la elaboración de unas recomendaciones básicas para la publicación de estudios cualitativos en Gaceta Sanitaria. En esta nota, “Avanzando en las guías de Gaceta Sanitaria: recomendaciones básicas para la publicación de estudios cualitativos” (Gac Sanit. 2013;27(4):290–291), se resumen dichas normas basadas en los denominados criterios de confiabilidad o calidad metodológica de la investigación cualitativa. Su lectura proporciona una lista de comprobación útil para autores/as, revisores/as y editores/as.

Finalizo esta revisión haciendo mención de la nota editorial titulada “Las desigualdades de género en la ciencia: Gaceta Sanitaria da un paso adelante” (Gac Sanit. 2015;29(3):161–163). Para los/las autores, ésta proporciona una serie de recomendaciones básicas sobre cómo podemos contribuir a la equidad en la ciencia cuidando aspectos relacionados con el lenguaje con el que escribimos, cómo sintetizamos las evidencias en las que nos basamos, qué datos describimos y cómo lo hacemos para dar a conocer nuestros propios resultados, y cómo los discutimos pensando en sus implicaciones en toda la población teniendo en cuenta si son hombres y mujeres, su edad, entre otros. Para equipos editoriales presentes y venideros de esta y otras revistas, se resumen en esta nota editorial una serie de acciones a favor de la equidad que se han desarrollado a lo largo de los años en Gaceta Sanitaria, que van desde adaptar todos los documentos de normas (autores, revisores, lista de comprobación del equipo editorial) a procurar la paridad de género en la selección de las personas en los órganos de decisión de la revista y en la firma de los manuscritos de encargo. La dirección hasta ahora presente en Gaceta Sanitaria ha dado paso hacia delante procurando la paridad desde la conformación inicial de los/las que hemos sido parte del comité editorial.

Estas son mis seis perlas, una por cada año que he tenido la oportunidad de aprender como editora de Gaceta Sanitaria, e invito a que elijáis las vuestras tras la lectura de este post.

Foto1_Carmen

 

 

 

 

 

 

Carmen Vives Cases. Editora Asociada de Gaceta Sanitaria

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *